Durante el proceso del ejercicio, colocaras tu mano derecha sobre los distintos chakras o centros de energía en el lado izquierdo de tu cuerpo, y te pondrás en contacto con tu energía kundalini, que es la energía maternal que hay en ti.

Todo sobre chakras y Tarot en la web de la tarotista recomendada.

Estos pasos harán que esta energía despierte y te ayudaran a ascender a través del sistema sutil. Siéntate en   una silla con la espalda recta pero cómoda, los pies sobre el suelo y ligeramente separados y tus manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba.

 

  • Coloca tu mano derecha sobre tu corazón, y de manera relajada pregunta 3 veces: “Madre ¿soy yo el Espíritu?”
  • Coloca tu mano derecha sobre la parte superior del abdomen, a la altura del estómago, y pregunta tres veces: “Madre ¿soy yo mi propio maestro?”
  • Coloca tu mano derecha en la parte inferior del abdomen, presionando un poco sobre la ingle izquierda y repite tres veces: “Madre, por favor, dame el conocimiento de la verdad”
  • Con la mano en el mismo lugar, a la altura del estómago, afirma esto diez veces: “Madre yo soy mi propio maestro”.
  • Con la mano derecha sobre el corazón, y lleno de confianza y desde lo más profundo de tu interior afirma doce veces: “Madre, yo soy el espíritu”.
  • Coloca tu mano derecha en la parte izquierda del cuello y gira la cabeza hacia la derecha. Para limpiar este centro, y afirma 16 veces: “Madre yo no soy culpable de nada”
  • Coloca tu mano derecha sobre la frente, presionando las sienes. Desde el interior y con total sinceridad, repite varias veces: “Madre, yo perdono a todo el mundo y me perdono a mí mismo”.
  • Coloca tu mano en la nuca y pide perdón por todos los errores cometidos. En tu interior repite: “Madre, si he cometido algún error en contra de mi espíritu, por favor perdóname”.
  • Con los ojos cerrados, presionamos la cabeza y masajeando a la vez, pidiendo: “Madre por favor dame la conexión con el divino”.
  • Siéntate 10 minutos en meditación y disfruta de la paz.